Personas adultas que vivan con alguien que haya recibido un diagnóstico reciente de COVID-19 sintomático pueden ser elegibles para un estudio clínico



(BPT) - En el tercer año de la pandemia de COVID-19, continúan los aumentos repentinos de casos en partes de los Estados Unidos.

Muchos de estos casos pueden ocurrir cuando las personas contraen el virus en sus comunidades y lo llevan a sus casas, donde el virus puede propagarse a otros miembros del hogar. En este momento, algunos médicos están inscribiendo a personas para un estudio clínico para determinar si un medicamento oral —en etapa de investigación— puede ayudar a prevenir ese tipo de transmisión a nivel de hogar. Los estudios clínicos se llevan a cabo con voluntarios y tienen como objetivo evaluar si los tratamientos en etapa de investigación son seguros y efectivos para las personas.

“Existe una necesidad continua de investigar nuevas terapias para ayudar a reducir el riesgo de propagación del COVID-19”, dijo el Dr. Fabian Sandoval, presidente y director general del Emerson Clinical Research Institute. “En particular, debemos centrarnos en las personas que viven con personas contagiadas con SARS-CoV-2 porque corren un mayor riesgo de contagiarse y continuar la propagación, debido a su estrecha proximidad con estas personas durante períodos prolongados”.

Las personas adultas no vacunadas, que vivan con alguien que tenga síntomas y que recientemente haya dado positivo para COVID-19, pueden inscribirse en un estudio clínico, llamado MOVe-AHEAD, que está evaluando un medicamento antiviral oral —en etapa de investigación— para ayudar a prevenir el contagio de COVID-19 dentro de los hogares.

El estudio clínico MOVe-AHEAD se lleva a cabo en más de 50 sitios en los EE. UU. Para participar en el estudio, las personas deben tener 18 años o más y no pueden ser un caso confirmado o sospechoso de COVID-19. Las personas no son elegibles para participar si han recibido una vacuna contra el COVID-19 o han tenido previamente un contagio de SARS-CoV-2 confirmado por laboratorio. Además, los posibles participantes del estudio deben vivir con un adulto o un niño que:

  • Haya dado positivo para COVID-19 en los últimos cinco días; y
  • Actualmente tenga al menos un síntoma de COVID-19, como por ejemplo, fiebre o dificultad para respirar

Para que un hogar califique para el estudio, solo puede haber un miembro del hogar con síntomas de COVID-19 y un resultado positivo en la prueba de detección. Se aplican otros criterios.

Una vez aceptados, los participantes estarán en el estudio durante 35 días y tendrán seis visitas a la clínica, una de las cuales será virtual (por teléfono). Los inscritos en el estudio recibirán atención relacionada con el estudio sin costo alguno y pueden recibir un reembolso por el tiempo y los viajes relacionados con el estudio.

“A través de este estudio clínico, las personas tienen la oportunidad de ayudar a descubrir nuevos medicamentos que pueden ayudar a prevenir la transmisión del COVID-19”.

Para obtener más información sobre este estudio clínico, visite CovidMoveAhead.com.

Este artículo patrocinado es presentado por Merck.



]]>